El alma de las recetas de cocina.


Por Baltasar el primer colaborador de este blog.

El otro día me comentaba mi amigo Beñi, que en este largo tiempo que ha tenido para pensar en la vida junto a su  bastón, esta empezando a cocinar un blog donde mezclar como solo él sabe algunas de sus pasiones y aficiones, el flamenco, la biología, la fotografía, el mar y por supuesto el buen comer y el buen beber que en definitiva son el motor de lo demás. Como en casi todo nuestras preferencias son muy afines, me pidió que le ayudara  en el tema gastronómico, esto lo hablamos como es preceptivo delante de un buen vino y siempre algo para picar (un buen fondo de Frigo) ayuda mucho, abre la mente, suelta la lengua y deja que afloren los buenos sentimientos. 

Pensando en mi primera aportación y después de leer la receta que ha publicado en su blog, Lubina de crianza en escabeche en crudo”,  mi amigo nos da los ingredientes, las cantidades, las mezclas, los tiempos y la forma de preparar el plato,  como dije después de leerla pensé que le faltaba algo y aquí entra a colación el titulo de mi articulo, cuando leemos en cualquier libro, o pagina de recetas una serie de ingredientes, formas de elaboración , trucos y cantidades, estamos pienso yo, y es la idea que os quiero transmitir ante una obra “no nata” ante algo sin alma  que  no nos aporta nada,  nosotros seremos  los encargados de darle alma, de volcar  en la olla lo que queramos que sea, de transmitirle vida, este embrión se forma  cuando empezamos a trabajar en ella , cortando, mezclado, comentando con alguien como lo estas haciendo, cuando pruebas  de sal y bebes un vino esperando un hervor, cuando piensas con quien lo vas a comer, cuando trasladas a la elaboración tu gusto por la mesa, por compartir con amigos, en  estos momentos empieza la vida en la receta, ya tiene rostros, anhelos, sueños y el plato elegido alcanza su plenitud cuando alrededor de una mesa socializamos  los sabores, los matices, mezclamos aromas con recuerdos , olores con alegrías , texturas con penas y risas con vegetales, dejamos que en estos momentos nuestra vida se mezcle con la de los demás. No es el mismo plato si lo comes solo o con amigos, no es la misma receta si la haces para gente que te importa o sólo es un compromiso, no nace el alma en la receta de la misma forma y al final se notará .en los sabores que son la herencia de la  receta.
  
Os voy aponer un ejemplo, yo tuve la suerte, en la celebración de la Tesis de Ana y junto a cuarenta comensales más, de probar la receta de Beñi, Lubina de crianza en escabeche en crudo, tuve la suerte de sentir como el vinagre acariciaba la lubina  dejando un regusto largo y agradable en su carne blanca, como el fondo de pescado aportaba un sabor a mar sin llegar a arroyar a los demás ingredientes, sino que nos dejaba entre ver retazos del Mediterráneo entre cuchara  y cuchara  pues para culminar el plato, para sentir toda su alma, hay que sumar a estas percepciones la cara de satisfacción y felicidad de Ana por un trabajo finalizado y bien hecho, la alegría de su familia y amigos, el brillo de los ojos de Pepe, Rita, Lola y Ester que estuvieron dando vida a otros platos bien regados de cerveza, la belleza elegante de Piedad, la cara de buen  cansancio de mi amigo Beñi por la noche pasada y por la venidera o la explosión de vida  en los gestos de Irene, el buen rato de todos hace que esta receta no sea sólo una lista de ingredientes, modos y tiempos  sino que sea un plato con alma, poesía, historia y magia  que hace que dentro de años si como lubina en escabeche sus sabores me retrotraigan a esta comida y a estos rostros en particular.

Yo como coordinador accidental del taller gastronómico “Los jueves komida” me comprometo a contaros de vez en cuando el alma de algunas recetas, y así comprenderéis como sólo con decir “Ensalada de verano a la forma de Josita”  a los componentes del taller se le ilumina la cara.

Para terminar un buen truco para empezar a descubrir el alma de los platos, no olvidéis llevar cuando os inviten a comer, un puñado de alegría, los sentidos abiertos, y un montón de risas para espolvorear por la mesa.

Un beso entre trago y trago

Baltasar Urrutia
Coordinador accidental permanente de “los jueves Komida”


Próximamente pulpo con patatas al estilo de San Miguel (Azores).




Comentarios

  1. Muy bueno! Aqui les dejo mas opciones de recetas de comida para bebés: www.nutri-baby.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario