El delta del Danubio. Capítulo I: La Reserva de la Biosfera, el Danubio, los ecosistemas de las masas de agua dulce y la pesca artesanal.


Cormorán pigmeo, pelícano común y cormorán grande, y al fondo un pescador artesanal.

El delta del Danubio fue declarado por la UNESCO como Reserva de la Biosfera, protegiendo unos 4.800 km2 que incluyen habitas de gran interés ecológico como las grandes extensiones de carrizos, las islas flotantes o los bancos de arena, en los que habitan numerosas especies que constituyen la tercera mayor biodiversidad en el mundo, con más de 5.500 de especies de flora y fauna; por delante sólo lo están la Gran Barrera de Coral en Australia y el Archipielago de Galápagos en Ecuador.

El delta del Danubio está, además, situado en las principales rutas migratorias de las aves, y reúne las condiciones adecuadas para que estas aniden y críen a los pollos que eclosionen de los huevos incubados. El delta atrae, consecuentemente, a las aves de las principales regiones ecológicas, incluidas Mongolia, Siberia y el Ártico. Se han censado unas 320 especies de aves que viven allí o migran durante el verano o el invierno. 166 especies anidan en la Reserva de la Biosfera y la mayoría de ellas son migrantes de verano que pasan el invierno en África o en el Mediterráneo, como el pelícano común, pelícano ceñudo, la cigüeña blanca, garzas, garcetas, espátulas y golondrinas. 



Jazz europeo para navegar por el delta del Danubio

La música que interpretan en perfecta armonía Claude Bolling y Alexandre Lagoya en su “Concerto for Classic Guitar & Jazz Piano Trio”, puede ser un buen acompañamiento para el presente artículo que versa sobre esa tremenda joya de la biodiversidad que es el delta del Danubio. El vídeo musical procede del cananl de ostinatoscope en YouTube.



Viajando con SEO/BirdLife … una experiencia muy recomendable

Garza imperial.
Pues bien, allí estuve unos cuatro días a principios del mes de septiembre; más concretamente en los dos grandes senos del antiguo Danubio y la red de canales, estanques y lagos adyacentes. Fui en un viaje ornitológico organizado por SEO/BirdLife (Rumanía, desde los Cárpatos al delta del Danubio), en compañía de un grupo heterogéneo de personas pero, sin lugar a dudas, muy bien avenido, y con un objetivo muy claro: la identificación y observación -y algunos también la fotografía- de todas las aves que fuera posible; todo un grupo de “pajareros”. 

El grupo estuvo excelentemente conducido y documentado por dos jóvenes guías muy profesionales. Uno era el guía local, Laurentiu Petrencu, que es un naturalista y ornitólogo muy completo, tiene un gran conocimiento de la flora y fauna de los diversos ecosistemas del delta, pero, también, de la historia de su país; fue muy ilustrativo durante todo el viaje. El otro era el guía del equipo de SEO/BirdLife, Manuel Santa-Cruz, un excelente ornitólogo al que no se le escapaba ningún pájaro por muy lejos o camuflado que estuviera, pero, al tiempo, se mantenía muy atento para indicarnos la localización y de qué especie se trataba, particularmente a los que eramos menos avanzados en esto del “birdwatching”.

Estuvimos en un barco-hotel que nos llevó por los grandes canales (Sulina y antiguo Danubio), en el que dormíamos muy confortablemente, y donde recuperábamos las necesarias energía, con una dieta equilibrada, tras las intensas excursiones fluviales por el laberinto de canales naturales, estanques y lagos. Y para estas exploraciones por el delta profundo la compañía (Ibis Tours) disponía de otra embarcación acondicionada para este fin.

El barco-hotel en el antiguo Danubio.
Los ecosistemas que visitamos en nuestra excursión son fundamentalmente los de masas de agua dulce con corrientes o en circulación y los de aguas estancadas o de baja circulación, que trataremos en este artículo, y carrizales, islas flotantes, y terrestres en las riberas de los canales en un segundo capítulo.

Algunos datos sobre el río Danubio

El Danubio, que es el segundo río más largo de Europa tras el Volga en Rusia, cruza el territorio de diez países: Alemania, Austria, Eslovaquia, Hungría, Croacia, Serbia, Bulgaria, Moldavia, Ucrania y Rumanía. Es navegable subiendo desde el Mar Negro por barcos fluviales hasta unos 2.575 km aguas arriba en la ciudad de Ulm (Alemania), y en barcos transoceáncios hasta Bräila (Rumanía). Es, por tanto, una ruta de transporte comercial y, por supuesto, una ruta de interés para el turismo.

El Danubio se forma a la altura del pueblo Donaueschingen, en la Selva Negra de Alemania, donde se se unen dos pequeños ríos, el Brigach y el Breg, y discurre hacia el sureste a lo largo de 2.888 km hasta el Mar Negro en la costa de Rumanía donde forma un delta; el delta del Danubio. La cuenca del Danubio tiene una superficie de unos 725.985 km2 y su caudal medio en la desembocadura es de 6.500 m3/s.

Ejemplares de cisne blanco alzando el vuelo en un lago del antiguo Danubio.


Los brazos y canales del delta del Danubio

El Delta del Danubio está compuesto por una intricada red de vías fluviales, estanques y lagos que son alimentados por las tres ramificaciones o brazos en los que se divide el Danubio a la altura de Tulcea: Chilia, Sulina y Sfantu Gheorghe.

Chilia está situado al norte a lo largo de la frontera con Ucrania. Es el cauce más joven del delta pero también el más caudaloso, representando el 60% aproximadamente.

Sulina es el brazo central y el más corto de los tres, tiene unos 64 km desde Tulcea a Sulina. Aunque sólo supone el 18% del caudal es la principal ruta de navegación para el tráfico de pasajeros y comercial. De hecho, para este fin es el que ha sufrido más transformaciones artificiales, incluso importantes dragados. Tiene una anchura máxima de 250 metros y una profundidad máxima de 18 metros.

Sfantu Ghoerghe es el situado al sur. Es el brazo más antiguo que conduce las aguas del Danubio al mar Negro. Recorre unos 109 km y transporta el 22% del caudal.

El canal de Sulina.

El canal Sulina no era completamente recto como lo es ahora. En su zona central forma dos grandes senos pero para acortar la navegación se construyo un canal recto que, no obstante, se comunica con el cauce original, al que se conoce también como antiguo Danubio. Pues bien, por esos dos senos que conformaban el cauce natural, y por la intricada red de vías fluviales y lagos que de ellos surgen se llevó a acabo la excusión de SEO/BirdLive. En las zonas emergidas entorno al antiguo Danubio estan pobladas de extensos carrizales y bosques aluviales dominados por sauces (Salix spp.). Visitamos varios canales que surgen de este como los de la Milla 23 y especialmente Magearu y sus derivaciones que conecta con lagos y se desarrollan las islas flotantes o plaur -uno de los ecosistemas más emblemático del delta del Danubio-.

Los ecosistemas acuáticos

En los cuerpos de agua los ecosistemas se clasifican en función de la velocidad de la corriente y el intercambio de las masas agua que, obviamente, influye sobre las condiciones ambientales y, por consiguiente, sobre su composición en flora y fauna.

Los ecosistema de aguas en circulación se corresponde con los brazos del Danubio, así como con la red de canales secundarios más importantes en cuanto a la anchura del cauce y su caudal. Básicamente, nosotros estuvimos en el gran brazo Sulina, los senos del antiguo Danubio y algún otro que nos conducía a los ecosistemas de aguas estancadas. Estos son ambientes acuáticos con una alta producción primaria (fitoplanctónica) debido a la riqueza de nutrientes minerales de las aguas. El abundante pláncton así como los materiales particulados que arrastra la corriente determina que sean aguas con una alta turbidez. Se desarrollan poblaciones de invertebrados acuáticos y peces como la lucioperca (Sander lucioperca), y el pez siluro (Glanis silurus).

Un canal interno con vegetación flotante en las orillas y bosque de sauces en la ribera.

Garza real el pleno vuelo sobre un canal.

Los canales se van ramificando y conducen a otros más pequeños, también se conectan con masas de agua de superficie muy variable, desde pequeños estanques a lagos de superficies considerables; a lo largo de esta sucesión de derivaciones el caudal va disminuyendo hasta hacerse la corriente imperceptible. Los ecosistemas que aquí se establecen se conocen como ecosistemas de aguas estancadas con bajo o reducido intercambio de agua. Son ambientes de aguas muy limpias que favorecen el crecimiento de algas macrófitas sumergidas, aunque el desarrollo de estas está limitado por la vegetación flotante que impide la penetración de la luz. Al visitante -y a mi particularmente- lo que primero llama la atención de estos ambientes naturales son las plantas con hojas y flores flotantes que están ancladas al fondo por la raíz, como son el nenúfar blanco europeo o azucena de agua (Nymphaea alba) o el nenúfar de flor amarilla (Nuphar lutea), la castaña de agua (Trapa natans), la saeta de agua (Sagittaria sagittifolia), la pita acuática (Stratiotes aloides), etc. Sobre esta vegetación suelen estar posadas numerosas especies de aves como la garcilla cangrejera, garza común, charrán común, gaviota cáspica, gaviota reidora, focha, ánade azulon, polla de agua, etc.

Nenúfar blanco o azucena de agua.

Nenúfar blanco y pita acuática, y reposando garceta común y gaviota reidora.

Garceta blanca sobrevolando un manto de nenúfar de flor amarilla.

Garcilla cangrejera sobre nenúfar de flor amarilla.

Nenúfar blanco y un pareja de ánade azulón.

Cormorán grande, gaviota cáspica y focha común.


La pesca artesanal

Embarcaciones para le pesca artesanal.
La diversidad y abundancia de peces en estos ecosistemas de aguas estancadas es alta y, aunque prácticamente no vimos ninguno, debía haber tenca (Tinca tinca), brema o plática (Abramis brama), gardí (Scardinius erytrhophthalmus), carpa prusiana (Crassius gibelio), siluro (Glanis silurus), perca (Perca fluviatilis), lucio europeo (Esox lucius), etc.

Lo que sí vimos fueron pescadores artesanales en pequeñas embarcaciones, que utilizaban un arte de trampa tipo nasa con forma cilíndrica. Estaba construida en red y armada sobre unos aros, que en ocasiones parecían de un material natural como anea y, en otros, de material artificial como plástico. Estos aros están colocados a unos 50 cm unos de otros, y de uno de los extremos (la boca) y de cada dos aros, parte interiormente un endiche con forma de cono truncado, que comunica con la cámara siguiente, y de la que surge otro endiche hasta llegar al otro extremo que tiene forma cónica; el extremo debe actuar de copo o “muerte”. Los peces entran por la boca, y según van pasando de cámara les resulta más difícil volver a la boca debido a los endiches, hasta que finalmente quedan atrapados en el copo. Cuando el pescador levanta el arte saca los peces por el copo, que se abre y cierra con un cabo que va armado en el borde de la red.

La nasa de red armada con aros de anea y con los endiches internos.

Pescadores artesanales. El que boga echando una cabezadita y el otro recogiendo la nasa.

También observé calados, por lo general cerca de la ribera de los canales, artes de paños de red con su relinga de flotadores, que eran como los zuros que antaño se utilizaba en el Mar Menor (Murcia, SE de la península Ibérica). Es decir de corcho y con forma de dónut para pasar el cabo de la relinga por el agujero central. En ocasiones observé que utilizan los paños de red y la trampa conjuntamente y, entonces, deben funcionar como las morunas de mi tierra. La red conduce a los peces cuando estos se encuentran con ella a la boca de la nasa; unos entran y quedan atrapados y otros no. También había pescadores de caña, unos parecían artesanales locales y otros, con toda seguridad, eran deportivos.

La pesca artesanal utiliza herramientas de captura que son muy selectivos en cuanto a las especies y el tamaño de lo ejemplares, pudiendo evitar la captura de los “pequeñines”, y, además, su capacidad extractiva es muy limitada, más si la comparamos con la demoledora pesca industrial, por lo que puede convivir en armonía con la protección de los espacios naturales.

Pescadores artesanales calando el arte de red y las nasas.
En esta última foto se puede observar por detrás de la popa del bote la relinga de flotadores distribuidos de forma regular; en cada extremos de la red es de suponer que hay calada una nasa. Pero también podemos observar, en un segundo plano, los extensos carrizales donde anidan numerosas especies de aves; pero esa es otro historia sobre la que trataremos en el próximo capítulo. Próximamente, aquí, en este blog, pero no mejor porque es imposible, como diría ese señor de ojos saltones de la tele.

Saludos flamencos, 

Comentarios

  1. Preciosa entrada, amigo Benjamín. Saludos desde Cantabria.
    Fauna Compacta blogspot

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Germán. Saludos flamencos desde Murcia.

      Eliminar
  2. Que maravilla. Me parece increible que el Danubio, después de atravesar tantos paises y servir como ruta comercial durante tantos kilómetros, en su desembocadura esté lo suficientemente limpio como para albergar esa diversidad de fauna y flora. ¡ Cuanto nos queda por aprender !
    No soy aficionado al Jazz, pero la música de fondo, excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando estaba allí me hacía la misma pregunta, ¿Como puede ser que la naturaleza vista tan espléndidamente aquí? Pero así es amigo Petrus.

      Si empiezas a escuchar Jazz, seguro que finalmete te harás un entusiasta aficionado. Te lo recomiendo pasaras muy buenos ratos.

      Saludos flamencos,

      Eliminar

Publicar un comentario