El nacimiento del primer quinteto de Miles Davis y los últimos 4 discos para Prestige: Workin', Steamin', Cookin' y Relaxin' with The Miles Davis Quintet.


The Miles Davis Quintet publicaron 4 albumes (Prestige) producto de tan sólo dos sesiones de grabación en 1956, pero rebosantes de creatividad y buen Jazz. Las grabaciones reflejan la vertiginosa evolución de un combo por el que, ni músicos de Jazz ni críticos en la materia, apostaron en su nacimiento en 1955, es más, literalmente lo acribillaron. Sin embargo, el combo marcó un hito en la historia del Jazz, como anteriormente lo hizo el Hot Five de Louis Armstrong, o la formación de Charlie Parker y Dizzy Gilespie. Y de ese quinteto en sus inicios y esos albumes, trata el tema que en esta ocasión aquí presentamos.

INCISO: Como tema musical para este artículo, obviamente, he seleccionado uno de los cuatro discos. Sí, efectivamente, Relaxin' with the Miles Davis Quintet, que es el que mejor define la postura que adopto para la audición. Pica el play y si el texto te resulta pesado, simplemente escucha que eso es lo realmente importante.



Es en esta época del año, en la que las oscuras tardes de invierno son muy largas, cuando desde hace años escucho esos cuatro discos frente al fuego de la chimenea, uno tras otro, por orden: Workin', Steamin', Cookin' y Relaxin'; unas dos horas y media de buena música. Después -otras tardes- escucho algún otro excelente album de aquella época, y, finalmente, ya estoy listo para disfrutar con el resultado de la trayectoria de Miles Davis durante los años 50 del siglo pasado: Kind of Blue (1959).

Su primer concierto en el Birdland Jazz Club de Nueva York

Cuando estuve en Nuva York hubo varias cosas que me impresionaron. Entre otras, una tormenta de verano espectacular y que ya expuse hace tiempo aquí, y, sobre todo, mi visita al Birdland Jazz Club. Presenciamos un magnífico concierto que ofreció la Bing Band del club, que precisamente cerró con el tema Birdland de Joe Zawinul y que publicó en los tiempos de Weather Report. ¡Homerico!

Durante el concierto, estuve también muy emocionado porque no podía dejar de pensar que allí, en ese mítico local, habían tocado muchos de los grandes músicos del Jazz de todos los tiempos; en las paredes estaban sus fotografías. Algunos de ellos allí habían grabado en directo albumes que han pasado a la historia del Jazz, y a la historia de la música del siglo XX, y sólo unos pocos a mi discoteca.



Y también fue allí, en ese local, donde debuto The Miles Davis Quintet el 13 de octubre de 1955. Fue el primer contrato del Quinteto, formado por Miles Davis a la trompeta, John Coltrane al saxo tenor, Red Garland al piano, Paul Chambers al contrabajo, y Philly Joe Jones a la batería. En un principio Miles Davis apostó para el saxo por Sonny Rollins pero este no estaba disponible en esos momentos, y recomendó a un joven desconocido, un tal John Cotrane de Filadelfia. Philly Joe Jones conocía al joven propuesto -también era de Filadelfia- y le pareció una buena idea. Y así procedió Miles Davis que quizás intuyó que tenía delante a un futuro gigante del Jazz.

Los músicos del quinteto ...

Por el Quinteto, como indiqué al principio ni músicos ni críticos - y como se dicen en mi tierra- daban un duro. En aquellos tiempos Miles Davis ya tenía recorrido, había tocado, aunque tímidamente, con Charlie Parker, o había publicado el album clásico Birth of the Cool , y tocado y grabado con muchos de los talentos del momento (Milt Jackson, Thelonious Monk, Percy Heat, Kenny Clark, Charlie Mingus, Elvin Jones, etc). En el segundo festival de Jazz de Newport en julio de 1955 actuó como solista, acompañado de Gerry Mulligan, Zoot Sims, Thelonious Monk, Percy Heath y el batería Connie Kay. El concierto impresionó a la audiencia y a los críticos, y de una forma muy especial los solos de Miles Davis. Y a finales de 1955, los lectores de Down Beat le votaron en el primer lugar entre los trompetistas.

Fotografía de Palumbo en la Wikipedia.
Por otro lado, Miles Davis había superado el “hábito” (adicción a la heroína) y visitaba con frecuencia el gimnasio. Así que estaba en forma, tenía cierto prestigio entre los músicos de Jazz, el sonido de su trompeta era ya propio, distinto, fácilmente reconocible por su singularidad, y sus solos eran excelentes y muy personales. Ocupaba un espació destacado en el mundo del Jazz, pero desde luego aún no había alcanzado lo más alto del firmamento. Eso vendría no mucho después y gracias a su talento, pero, también, a los músicos de los que supo rodearse, y a su incorporación a la compañía Columbia Records, que, como el creía, le abriría muchas posibilidades; y supo aprovecharlas.

El resto de la banda, o eran unos completos desconocidos, o su trabajo anterior era menospreciado. Entre los desconocidos estaba el jovencísimo bajista Paul Chambers, que, no obstante, demostró ser una pieza clave de la sección rítmica del quinteto; y el joven saxo tenor de rhythm and blue John Coltrane. Sí, aunque parezca increíble hubo un tiempo en que nadie en el mundo del Jazz conocía a Coltrane; o sólo unos pocos. Pero fue en este combo, en el que Miles le dejo campo libre, donde el músico de Filadelfia comenzó a perfilar y a sacar a flote su talento y genialidad. Al parecer a Miles Davis sólo había una cosa que en ocasiones le alteraba sus templados nervios: los solos interminables de Coltraen en los conciertos. Según cuentan las crónicas, en una ocasión Miles le pregunto que por qué no hacia un poco más cortos los solos. Y Coltrane le respondió que no encontraba la manera de parar, a lo que Miles le sugirió “simplemente prueba a quitarte el saxo de la boca”; o algo similar.

Red Garland y Philly Joe Jones tenían un cierto nombre como músicos de Jazz, de hecho ya habían tocado ocasionalmente con Davis y otros músicos de la época. De Philly Joe Jones se opinaba que, como poco, era muy ruidoso tocando la batería. Sin embargo, fue el hombre de confianza de Miles Davis en aquellos tiempos previos y colaboró activamente en la configuración del quinteto. Miles manifestó en más de una ocasión que se entendía musicalmente muy bien con él, se sentía muy cómodo y seguro cuando interpretaba sus solos acompañado por la batería Philly Joe Jones; no tenía dudas al respecto.

Red Garland había acompañado al piano a músicos tales como Roy Eldrige, Coleman Howkins, Charlie Parker y Lester Young, pero era considerado como un músico algo oscuro, y algunos afirmaban que era un pianista de cocktail, lo que tenía unas connotaciones muy negativas porque implicaba que era poco original. No obstante, esto también dijo la crítica entendida del genial pianista Ahmad Jamal, y, sin embargo, para Miles Davis este era uno de los pocos músicos de su tiempo al que gustaba escuchar, y por el que siempre expreso una gran admiración y respeto.

Los cuatro discos objeto del artículo ...

A pesar de todas aquellas críticas y las pesimistas opiniones de sus amigos, Miles tiró para adelante con el proyecto, la banda se puso en funcionamiento, progreso vertiginosamente y literalmente arraso de costa a costa, desde Nueva York a los Ángeles. Hasta el propio Miles Davis quedó sorprendido por la evolución del grupo y la buena música que estaban haciendo. Como cuentan las crónicas estaba emocionado con su primera banda estable; podría desarrollar sus ideas musicales y su capacidad creativa.

Miles Davis consiguió un contrato con Columbia Records -su gran aspiración en aquellos tiempos- aunque aún estaba ligado a Prestige, pero con la que alcanzó un acuerdo de tal manera que para cubrir sus obligaciones con esta tenía que grabar cuatro discos. Y estos cuatro discos los grabaron en dos sesiones maratonianas y memorables. La primera el 11 de mayo de 1956 que daría como resultado Workin' y Steamin', y la segunda el 26 de octubre de 1956 en la que se “cocinarían” Cookin' y Relaxin'.



Los temas incluidos en los albumes formaban parte del repertorio de las muchas actuaciones que estaban ofreciendo, así que los grabaron sin necesidad de segundas tomas. Como dijo Miles en relación al nombre del album Cookin': “después de todo eso fue lo que hicimos: fuimos y cocinamos”. La mayor parte de los temas no eran propios pero, como suelen hacer los grandes músicos de Jazz, los reescribieron haciéndolos suyos. Les imprimieron la personalidad del Quinteto en la que los contrates entre la forma de expresarse de cada uno de los músicos con su instrumento y, al tiempo, la complicidad y coherencia entre los mismos, les llevaba a un sorprendente pero perfecto equilibrio musical. La sección rítmica, además, se acoplaba perfectamente a los planteamientos en la ejecución de los solos, que en cada momento exigían dos músicos estilísticamente tan diferentes como eran Davis (frases directas y melódicas con una sonoridad suave) y Coltrane (todo un torbellino de notas con una sonoridad áspera pero excelentemente timbrada).



El desenlace ...

The Miles Davis Quintet como combo marcó un hito, como anteriormente lo hizo el Hot Five de Louis Armstrong, o la formación de Charlie Parker y Dizzy Gilespie. La sección rítmica del quinteto -Red Garland, Paul Chambers y Philly Joe Jones- ha pasado a la historia como una de las más significativas que jamas hayan existido.

Miles Davis a finales de los 50 alcanzó la cima tras un puñado de muy buenas obras, tanto con el quinteto como con sus colaboraciones con Gil Evans. En Kind of Blue el quinteto ya había experimentado cambios, Jimmy Cobb sustituyo a Philly Joe Jones, el pianista Bill Evans a Red Garland y Cannonball Aderley a John Coltrane. Este último aunque no estaba ya en la formación pasó por allí el día de la grabación y dejó también plasmado su genialidad. En realidad Kind of Blue lo grabó un sexteto con dos saxos: uno alto (Aderley) y el otro tenor (Coltrane).

Y allí en la cima sigue Miles Davis; nunca la abandonó. John Coltrane emprendió una trayectoria muy personal que le condujo, como es bien sabido, a ser también uno de los grandes del Jazz, como Louis Armstrong, Duke Ellington o el propio Miles Davis. La experiencia del primer quinteto estable de Miles Davis, tuvo mucho que ver con lo que después llegaron a ser ambos músicos. Aquellos cuatro discos sólo formaron parte del comienzo de la ascensión de John Coltrane, y un tramo más en el caso de Miles Davis. Y, por tanto, forman parte destacada de la historia del Jazz. ¡Homérico!

Saludos flamencos,

Comentarios

  1. Hola Benjamín!

    Aquí, el Señor Paquito con sus cosas musicales!

    Si una cosa supo hacer en su vida Miles Davis fué rodearse muy bien; si me permites la coña, casi tenía más talento para escoger sus colaboradores que para tocar la trompeta!

    Supongo que conoces Sketches of Spain, un disco muy interesante. Sabrás que en ese disco, además de Gil Evans y otras hierbas, puso un granito de arena muy importante Alan Lomax, que era un musicólo estadounidense, de los de antes, vocacional, que se recorrió EEUU y medio mundo grabando músicas populares y tradicionales. La colección que recopiló era brutal y tiene mucho que ver con lo que suena en el disco.

    Te hablo de este disco, entre otras cosas porque, como sabes, soy gallego, y el caso es que Galicia tiene su rinconcito en ese disco, aunque no todo el mundo lo sabe, y ese rincón es el tema que se titula The Pan Piper. Esta pieza era originalmente un toque de "chifro", que viene a ser una flauta de pan, y el buen hombre que la tocaba era un señor de Faramontaos, un pueblecito del municipio de Nogueira de Ramuín, en la provincia de Ourense, que se dedicaba a castrar cerdos y se anunciaba con la flauta cuando llegaba a un pueblo. Alan Lomax grabó en 1952 a este hombre, que se llamaba José María Rodríguez y esta grabación acabó inspirando el The Pan Piper en Sketches of Spain. La paradoja es que tengo entendido que intentaron contactar con el para hablarle del proyecto y no fué posible porque, como tantos otros gallegos en aquellos años (hoy la historia se repite), tuvo que emigrar.., curiosamente a EEUU. No consiguieron dar con el, por lo que yo sé.

    Pero, además de esta historia tan bonita, hay un proyecto en Galicia que se llama "Orquestra de Jazz de Galicia, promovido por Roberto Somoza, de los mejores saxos gallegos, y Pedro Lamas un gaiteiro de los buenos que acabó con el saxo en el mundillo del jazz, musicazo y currante donde los haya. Le está costando mucho empezar, pero es una apuesta muy interesante, porque el repertorio es, todo el, música tradicional, arreglada para una big band, pero piezas tradicionales todas. Y el tema central, por lo simbólico que tiene en cuanto a su relación con el jazz, es precisamente ese, The Pan Piper o, para nosotros, Toque de Chifro de Faramontaos.

    Te recomiendo unos videos de Youtube donde te podrás hacer una idea de lo que es la orquesta.

    Primero, lo que fué su debut, hace ya unos años, creo que a finales de 2010, en un acto institucional (donde hubo el dinero suficiente para hacer un debut digno), junto con la compañía Nova Galega de Danza (muchos de los temas formaban parte de un espectáculo de esta compañía, porque Pedro Lamas era el director musical):

    ALALÁ DO CEBREIRO: https://www.youtube.com/watch?v=s_Np3wa-RXI

    Moliñeira de Bazal: https://www.youtube.com/watch?v=ANI4NMg122M

    INTROITO (este tema no es tradicional, es obra de Pedro Lamas): https://www.youtube.com/watch?v=tL_5ZIyncaA

    Y el plato fuerte, que es el Making Of de la gravación de un disco, aún inédito, que empieza precisamente con el Toque de Chifro de Faramontaos: (alguna cara conocida puede que veas): https://www.youtube.com/watch?v=x-z-20DmqEs

    Espero que te guste y creo que, como mínimo, te sorprenderá.

    Ya me contarás.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas tardes Señor Paquito. Efectivament entre los talentos y habilidades de Miles Davis destaca el rodearse a lo largo de todo su vida de muy buenos músicos. El segundo quinteto es otro ejemplo: Wayne Shorter, Herbie Hancock, Ron Carter y Tony Williams.

      No conocía la historia de The Pan Piper -en estos momentos la estoy escuchando; qué gran disco- o no recuerdo haberla leído en sus biografías; las repasaré, es realmente muy curiosa. Hay que ver, un gallego llega hasta donde no es capaz la espada de un “caballero”.

      Un momento que voy a YouTube a escuchar ese Making Of.

      Ahora, acabo de terminar de ver y escuchar el vídeo de la Orquestra de Jazz de Galicia. Señor Paquito, me sorprende muy gratamente, y me gusta ...suena muy bien, es una fusión de conceptos musicales muy lograda: música tradicional gallega y orquesta de Jazz; y tiene ese toque de osadía imprescindible en el buen Jazz. ¡Homérico! Me gusta. Estaré pendiente del lanzamiento del disco. Ahora estoy escuchando ALALÁ DO CEBREIRO, me gusta.

      Muchas gracias Señor Paquito por pasarte por aquí y por todo esto que nos has contado; todo los días se aprende y descubre algo nuevo.

      Saludos flamencos,

      Eliminar
    2. He aquí el Señor Paquito.

      La historia de The Pan Piper no sé si estará en su biografía, en la de Gil Evans (que creo que fué el padre intelectual de la criatura) o en la de Alan Lomax, no lo sé. En Galicia muchos conocemos la historia, sobre todo los que nos movemos entre la música tradicional y otras cosas.

      Me alegro de que te guste, entre otras cosas, porque algo tengo que ver yo en en esa bendita orquesta y en el futuro disco, si es que alguna vez se edita.

      Gracias, pues, por la parte que me toca!

      Eliminar
    3. Se debe editar, además Señor Paquito tu eres una persona muy perseverante así que no dudo que así será.

      Saludos flamencos,

      Eliminar
  2. Al habla el Señor Paquito

    Infelizmente no está en mi mano esta vez. Participo en el proyecto, si, como músico invitado, pero no tengo más responsabilidad (que no es poca) que estar a la altura de los musicazos forman la orquesta. La edición en un corto plazo del disco está en manos de la compañía de discos, y de momento no lo han editado. A ver lo que pasa.

    Y ya que estamos de promociones, no dejes tampoco de ver algún video de la compañía Nova Galega de Danza, de la que formé parte. Creo que tampoco te decepcionará:

    Promocional del espectáculo DEZ: https://www.youtube.com/watch?v=1OJq_VccXHI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya decía yo que parecías muy buena gente. Gallego que entiende de empanada gallega, usuario GNU/Linux y músico. Y el vídeo, todo un espectáculo de esos que te alegran alma: buena música y buena danza. Se lo pasaré a una amiga que es una apasionada de la danza.

      Saludos flamencos,

      Eliminar
  3. El Señor Paquito al ataque!

    Acabo acordarme de este asunto de The Pan Piper, no sé por qué, y me puse e buscar cosas en Google. Simplemente con el texto "colección Alan Lomax" encontré una barbaridad de referencias. Entre ellas, una web donde puedes encontrar la coleción completa de Alan Lomax, ya no de lo que grabó en el estado español, sino en todo . Es brutal. Te mando un enlace para que puedas oír el audio original grabado por Alan Lomax en 1952, un poquito acelerada la reproducción, eso si (yo tengo la colección en casa y la velocidad real de reproducción es bastante más lenta), pero reconocerás perfectamente la melodóa, aunque tocada "ad libitum" y con una flauta de pan. Verás también, que la entrada incluye todas las referencias de la grabación, informante (el que toca la pieza, José María Rodríguez), lugar, año, etc.

    El enlace:

    http://research.culturalequity.org/get-audio-detailed-recording.do?recordingId=21575

    Y este es el enlace a la web:

    http://www.culturalequity.org/

    Un trabajo maravilloso y de un valor incalculable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa Señor Paquito por la demora en contestar, pero me pillaste de viaje; en medio de la Albufera de Valencia observando pájaros. Curioso e interesante el trabajo de Alan Lomax, según he leído en el enlace unos 17400 ficheros de audio; hay para entretenerse.

      Muchas gracias por la información y saludos flamencos,

      Eliminar
  4. Saludos, ante tanta maestría no me atrevía a comentar, pero como estoy disfrutando de todos los temas musicales que Benji y el Sr.Paquito han comentado aquí, no podía dejar de agradecer a ambos, no soy especialista, solo se que me gusta mucho el Jazz y ahora e descubierto cosas que de no ser por Uds, tal vez nunca sabría.

    Gracias y Feliz 2016, desde Buffalo NY.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muy agradecido por el comentario gvcastellon. El Jazz es una gran música.

      Feliz año 2016 y saludos flamencos,

      Eliminar
  5. Muy buena la historia de estos maravillosos discos. Cree una playlist con ellos y además te invito a escuchar mi duo en la misma. Saludos
    https://open.spotify.com/user/11124696836/playlist/4BX46rs7LN15ohF2Rix1gr

    ResponderEliminar

Publicar un comentario