Taj Mahal y Keb’ Mo’, o lo que es lo mismo TAJMO, en el XX Festival de Jazz de San Javier (Murcia, SE de España).


El Mar Menor otro año más vibró con el Festival de Jazz de San Javier, y los flamencos rosados de las salinas en las calurosas noches de verano, un año más, volvieron a estirar sus largos cuellos para escuchar mejor aquel sonido tan agradable, que nada tiene que ver con el de motores de embarcaciones y coches.

Todas las sesiones han sido especiales, como siempre, pero la del 14 de julio, reunió a dos grandes del blues que, además, habían grabado recientemente un álbum, e iniciaban su gira mundial precisamente aquí en este festival, el número XX. Taj Mahal y Keb’ Mo', o lo que es lo mismo TAJMO, es sólo blues pero me gusta, como dirían los Rolling Stones del Rock and Roll.


Un tema pajarero para amenizar el artículo

En el siguiente vídeo tenemos a Taj Mahal y Keb’ Mo’ interpretando a dúo acústico un tema muy pajarero “Diving Duck Blues”, que se encuentra en al álbum TAJMO. Del canal PBS NewsHour de YouTuve.



Algo sobre TAJMO

Taj Mahal y Keb’ Mo’ son dos músicos de blues de generaciones distintas y de estilos diferentes, pero de ambos hay que destacar esa gran personalidad que los hace singulares y, en otro orden de cosas, que les une la profunda admiración que se procesan el uno por el otro. Son amigos desde hace largo tiempo; han tocado juntos en directo en muchas ocasiones, una de ellas, por ejemplo, fue en el Crossroad Guitar Festival de 2013, donde a dúo y con guitarras acústicas ofrecieron un excelente blues de lo más rural. Es aquí, en las raíces del blues, donde coinciden sus estilos, y donde parecen sentirse más a gusto cuando tocan a dúo.



Recientemente se metieron por primera vez juntos en un estudio de grabación para publicar TAJMO (2017). En el álbum, que reúne 11 temas, colaboran Sheila E., Joe Walsh, Lizz Wright y Bonnie Raitt. Este último cierra el álbum con el himno “Waiting On the Worl to Change”. El álbum no pasara a la historia como una obra maestra del blues, yo diría que tampoco ha sido, ni mucho menos, la intención de los músicos -ya tienen álbumes legendarios en su haber-. Pero, indudablemente, es brillante, rebosa optimismo, refleja los estilos diversos y universales de ambos músicos, y es ese tipo de trabajo entrañable que sólo pueden hacer unos buenos amigos de gran talento y de largos años en la carretera -algo más que esos “Six Days on the Road” que le hicieron tan popular en los años 60 a Taj Mahal-.

El álbum ya lo presentaron en EEUU, al menos en el mes de junio en San Diego, y en julio iniciaron la gira mundial, que comenzó aquí, en el Festival de Jazz de San Javier, al día siguiente tocaron en el BluesCazorla Festival; sólo dos conciertos en España. Después ofrecieron conciertos durante julio en Francia, Noruega y Suiza. Y en agosto regresan a EEUU para continuar en la carretera y en los escenarios hasta el mes de octubre.

Algo sobre Taj Mahal

Taj Mahal (17 de mayo de 1942, Harlem, New York) es un multiintrumestista que pertenece a esa generación de bluesman que se dieron a conocer en los años 60 coincidiendo con la explosión del rock and roll; bien jovencito ya se le veía con los Jefferson Airplane, o actuando en el legendario Festival de Woodstock. Quién de cierta edad, vamos ya madurito, no escuchaba repetidamente su versión del tema country “Six days on the road” (CBS, 1970), y se estimulaba en la carretera haciendo autostop con sus notas resonando en la cabeza machacónamente (no existía el económico reproductor mp3).



El estilo de Taj Mahal se ha basado en la música rural, blues y country, y el jazz, todo lo cual ha ido fusionando con otros estilos de música popular como el reggae, calypso, zydeco, música hawaina, etc. Por ejemplo, durante una sesión de grabación en un estudio de Athens (Georgia) en 1990, se encontró con un grupo de músicos de Mali, entre los que se encontraba Toumani Diabeté, simpatizaron y encontraron la relación entre el blues y la música del oeste de África. En 1999 el músico de Mali seleccionó a seis virtuosos de su país y junto con Taj Mahal gravaron "Kulanjan" (1999). Pero es que una año antes, en 1998, había publicado "Sacred Islan" con The Hula Blues Band, un álbum impregnado de musica Hawaina. Y etc, etc ...

Quizás esta pasión por la fusión con otras músicas de raíz del mundo este relacionada con el hecho de que en sus comienzos anduvo con Ry Cooder (The Rising Sons, 1966), quién participó también en su primer disco en solitario (Taj Mahal, CBS 1968).

En 1997 ganó el Grammy a “El Mejor Álbum de Blues Contemporáneo” por “Señor Blues”. No obstante, Taj Mahal prefiere hacer actuaciones al aire libre, que es cuando se encuentra en su verdadera dimensión. Oír sus discos sigue siendo todo un placer, me alegra el alma, pero verle y escucharle en directo ha sido algo extraordinario, muy emocionante, … ¡Homérico!



Algo sobre Keb’ Mo’

Por aquellos año 90 del siglo pasado, cuando Taj Mahal fusionaba el blues con músicas del mundo, un joven, no tan joven, irrumpe en la escena del Blues con un álbum homónimo "Keb’ Mo’" (1994), que es galardonado con el “Mejor Álbum de Blues Country/Acústico” de los W.C. Handy Award. Pero ahí no acabó la entrada triunfal: los sucesivos tres álbumes en estudio fueron premiados con los Grammy al “Mejor Álbum de Blues Contemporaneo” (Just Like You, 1996; Slow Down, 1998; y Big Wide Grin, 2001). 



En Realidad en 1994 ya tenía una carrera como Kevin Moore aunque no era muy conocida, pero en la que, sin duda, fue forjando su estilo: Debuto en 1980 con “Rainmaker”, en 1983 se unió como guitarrista a la banda de Monk Higgins, donde tuvo la oportunidad de tocar con muchos músicos de blues; y, posteriormente, se unió al grupo vocal Rose Brothers. Y, efectivamente, en 1994 surgió con tremenda fuerza como Keb’ Mo’, y hasta el momento y, esperemos, que por muchos años.

Keb’ Mo’ (3 de octubre de 1951, Los Ágeles) es un compositor, guitarrista y cantante de blues, que ha ido puliendo un estilo muy personal. Musicalmente se mueve en eso que se ha dado en llamar el blues post-moderno, que recoge la tradición de los músicos anteriores de blues, e incorpora folk, rock, pop y jazz. En el caso de Keb’ Mo’ la tradición está cargada de blues del Delta y su mayor influencia, tal y como el mismo ha manifestado, es el mítico Robert Johnson, ya saben el de “Crossroad” y “Love in Vain”, entre otos temas clásicos del blues. Sí, efectivamente, ese guitarrista que vendió su alma al diablo en el cruce de caminos de Clarksdale (Misisipi) a cambio de tocar blues mejor que nadie.



Y, finalmente, algo sobre el concierto

Keb’ Mo’ ha estado con anterioridad en el Festival de Jazz de San Javier, y la última el año pasado ofreciendo un magnifico concierto según cuentan las crónicas; yo no pude estar. Ahora bien, lo he disfrutado en el canal Jazz San Javier de YouTube ⇒, no se lo pierdan. 



Durante el concierto interpretaron temas de sus respectivos repertorios y temas del reciente álbum publicado por ambos. En unas ocasiones actuaron a dúo con la banda o sin ella, en estas últimas que eran acústicas, Taj Mahal, que habla castellano, definió el estilo como blues del campo (ya saben country-blues). En otras se cedían el liderazgo del tema acompañando el uno al otro y arropados por la esplendida banda. Esta estaba formada por: Dona Robbins (saxo), Quentin Wane (trompeta), David Rodgers (teclados), Stan Sergeant (bajo), Marcus Finnies (batería), y a los coros dos jovencitas Deva Mahal y Zoe Mahal. Sí, eso es, hijas las dos de Taj Mahal, a las cuales, por cierto, mencionó con manifiesto orgullo cuando hizo la presentación de la banda.



Inciso: Música ligerita y alegre para terminar

All Around The World” del álbum TAJMO (2017). Del canal Concord Music Group de YouTube.



El concierto estuvo cargado de esa energía y personalidad que ambos músicos irradian. Taj Mahal, debido a los muchos años y un puñado enorme de kilos de más, se mantuvo sentado, pero genial y, ciertamente, “dicharachero”. Keb’ Mo’, más joven -aunque ya madurito- y sin kilos de más, sólo se sentó en alguna ocasión para interpretar con su compañero algún “blues del campo”. En cualquier caso ¡Qué estilo tiene el tío! Creo que es el músico más elegante que yo haya visto jamas en un escenario.



Terminaron el concierto con dos temas ligeritos y muy alegres del álbum al que les añadieron mucha más “caña” y pasión de la que se muestra en estudio; el público, que durante todo el concierto se mostró entusiasmado, terminó por entregarse completamente. Todos -incluidos los flamencos de las salinas- vibramos con “All Around The World” y el remate fue “Soul”, que nos alegró el alma para varias jornadas. 



En fin, un concierto extraordinario con muy buena música y un sonido excelente. No puedo dejar de mencionar, en relación a esto último, el buen hacer y la profesionalidad de los técnicos de sonido, entre los que se encontraba ese zagal de La Alberca, Oscar García Egea creo que se llama ¡Homérico!.



Saludos flamencos,

Nota: Les recomiendo que visiten el canal Jazz San Javier de YouTube ⇒ donde se pueden ver y escuchar los distintos conciertos del Festival de Jazz de San Javier con alta calidad de imagen y sonido.

Comentarios